14 de julio: Discurso del Embajador de Francia en el marco de la Fiesta Nacional [fr]

Señoras y señores Ministros, Embajadores, Legisladores, Secretarios,
Señoras y Señores,
Queridos amigos,
Gracias a todos por su presencia. Gracias por celebrar con nosotros, una vez más, nuestros valores de Libertad, Igualdad y Fraternidad, pilares de nuestras repúblicas.

Amigos argentinos, cuatro días después de la celebración de su Independencia y a tres meses de las elecciones generales, esos valores compartidos resuenan con evidente claridad. Deseo profundamente que, más tarde este año, den toda su relevancia a la gran fiesta democrática por venir.

Quiero saludar a mis colegas de la Unión Europea: formamos juntos un equipo solidario, también apegado a los valores democráticos universales. Acabamos de ser testigos, 20 años después del principio de las negociaciones, de la firma del Acuerdo de Asociación entre el Mercosur y nuestro continente. Tal como se dijo en otras circunstancias hace 50 años, es un pequeño paso para nosotros pero es un paso de gigante para el mundo abierto que anhelamos. Quiero felicitar a los equipos de negociación de ambos bloques que hicieron un trabajo sobresaliente. Si bien falta aún para la implementación de ese acuerdo, estoy seguro que su firma abre una dinámica beneficiosa, tanto para nuestros países como para nuestros ciudadanos, siempre y cuando se imponga como equitativo, respetuoso de nuestras normas y de nuestro clima y ambiente.

En ese contexto, quisiera agradecer a la comunidad francesa de negocios, a nuestras 260 empresas comprometidas en promover nuestros valores y que participan muy concretamente en formar la imagen de Francia en la Argentina. Gracias a la Cámara de comercio y a los consejeros del comercio exterior por ser unos socios confiables, inventivos y siempre entusiastas. Ustedes supieron reinventarse en los últimos tiempos, construyendo sobre la base que habían consolidado sus antecesores.
Aprovecho la oportunidad para saludar a los miembros de Lucullus, aquí presentes, que llevan en alto la gastronomía francesa y organizan este fin de semana Le Marché en la Plaza Francia! Por otra parte, mi reconocimiento a los empresarios y sus equipos que nos acompañan en la organización de esta fiesta. Estamos orgullosos de sus productos y de sus marcas!

Nuestras empresas no se van de la Argentina. Tienen una presencia histórica (siempre recuerdo el ejemplo de Peugeot cuya primera planta fuera de Francia abrió en Argentina, o de Saint-Gobain presente desde 1938). También tienen una visión de largo plazo de la Argentina y creen en sus asentamientos económicos.
Lo sé, la Argentina está atravesando un difícil periodo de ajuste y esperamos ya estar viendo el fin del túnel. Francia está a su lado, especialmente a través de un fuerte respaldo al consejo de administración del FMI.

Nuestras empresas siguen invirtiendo a pesar de la crisis. Calculamos que en el año 2019 se invertirán más de mil millones de dólares en proyectos franceses, en varios sectores: energía -especialmente renovable-, minería, turismo, entre otros.

Este año se arregló el mayor litigio de una empresa francesa con la Argentina. Casi todos los litigios fueron resueltos durante los últimos años, incluso algunos que duraban desde hace más de 30 años. Quisiera agradecer a las autoridades argentinas por este gran logro para la relación bilateral y por esta confianza renovada, importante para nuestros inversores.

En la misma forma, la presidencia argentina del G20 fue una ocasión para acercar nuestras posiciones sobre los temas internacionales, y también, para conocernos mejor, con numerosas visitas oficiales a lo largo del 2018. Ustedes lo saben, Francia preside hoy el G7 que se reunirá en agosto próximo en Biarritz. La convergencia entre nuestras presidencias de esos dos órganos de la gobernanza mundial ha permitido una fluidez en el dialogo internacional necesario tanto a su permanencia como a su reforma. Francia y Argentina, a través del diálogo directo entre los presidentes Emmanuel Macron y Mauricio Macri, han demostrado que una relación bilateral más substancial tiene un potencial insuperable.

Nuestro compromiso internacional tiene un sentido. Nuestros países están comprometidos en pro de la paz y de la seguridad internacional. Las tropas francesas están activas en varios frentes para luchar contra el terrorismo. El diálogo estratégico entre nuestras armadas se ha reanudado y el uso de material similar facilitará la lucha conjunta contra las amenazas dirigidas a nuestras democracias. Agradezco a los ministerios de Defensa y de Seguridad pública por su cooperación, cada día más estrecha y operacional, con sus pares franceses.

Señores y señoras y , la relación histórica natural entre nuestros dos países es más robusta que ayer, más fluida que ayer, y tiende a ser privilegiada por la calidad del diálogo que la enriquece rebasando el perímetro de los dos países. Más allá del diálogo franco-argentino 2018-2019, que transformaremos en una Temporada cruzada en 2022 – 2023, tenemos que actuar en común en el ámbito multilateral para los derechos humanos y los derechos de las mujeres.

Hoy, puedo afirmar que la relación entre Francia y Argentina ha adquirido en los últimos años un fortalecimiento y una solidez especiales. Reitero que se debe en gran parte a la buena sintonía que impera entre nuestros Presidentes. Resulta también de la necesidad de acercarnos cuando el mundo se transforma, dando muestras de duda donde necesitamos firmeza, cuando algunos se repliegan sobre sí mismos y erigen muros donde necesitamos apertura, cuando el futuro asusta donde debería alentarnos. Francia y la Argentina son países que creen en el multilateralismo y en las soluciones negociadas. Franceses y argentinos creemos en los compromisos internacionales que valoran a quienes los acatan y por eso Francia respalda la candidatura de la Argentina en la OCDE. Somos países que creemos en la cooperación internacional como instrumento de desarrollo, de progreso y de paz.

*

Después de tres años en Buenos Aires, ha llegado el momento para Marie-Carmen y yo de escribir otra página de nuestra vida diplomática. En este momento especial, quiero agradecerles a todos por el trabajo realizado juntos. Han sido unos interlocutores excepcionales y generosos.

Merci también a todo el equipo de la Embajada y del Equipe de France ampliada. Me han acompañado en mi tarea y en mis compromisos, en particular feministas, climáticos y solidarios. Juntos hemos diseñado nuestros objetivos, ahora puedo decirles: misión cumplida!

Nos vamos al final de un ciclo que culminó con la visita de Emmanuel y Brigitte Macron, con el pasar de nuestra relación a una nueva dimensión y con la firma del acuerdo UE-Mercosur. Solamente buenos recuerdos! Que du bonheur, decimos en francés: pura felicidad…

Claro, extrañaremos a Buenos Aires, a sus museos, sus fachadas europeas, sus asados y su malbec, a su lunfardo y su cine. Extrañaremos la pampa y sus pulperías, al sur argentino que apunta al Antárctico como la mano de Dios apunta a la de Adán en el techo de la Capilla Sixtina. Añoraremos a la Patagonia y a los Andes majestuosos, a la ruta 40 tan fotogénica y las cataratas que nos fascinaron tanto esta vez como hace 40 años cuando visité este país por primera vez. Pero más que todo, los extrañaremos a ustedes y a todos los argentinos que hemos cruzado aquí, en Salta, San Juan, Tucumán, Neuquén, en el conurbano y en Mar del Plata, en la Mesopotamia argentina y en Tierra del Fuego. Hemos pasado noches oyendo tango, y hasta lo bailamos en la milonga de la Embajada… Entendimos la vida diaria de muchos escuchando chamamé. Ustedes nos hablaron de este país, de su gente, de sus paisajes, de sus flaquezas y de sus fuerzas, de sus decepciones y de sus esperanzas. Ustedes se emocionaron tanto como nosotros cuando ardió Notre-Dame. También lograron acercarnos a lo que resulta ser inexplicable para quienes no nacimos cebando mate, o sea a la Argentinidad. Su orgullo. Y ahora nuestro también.

Reservaré las últimas palabras a Carlos Gardel, personaje emblemático de nuestros dos países:
“Adiós muchachos,/ compañeros de mi vida,
Barra querida / de aquellos tiempos.
Me toca a mí hoy / emprender la retirada
Debo alejarme / de mi buena muchachada”
Che, gracias, y espero que nos volvamos a encontrar…

Pero antes de retirarnos, quiero saludar a nuestros amigos de la fanfarria de la gendarmería argentina, un saludo amistoso ya que año tras año nos aportan solemnidad y alegría.

Merci de votre attention.
Viva Argentina !
Vive la France !

publicado el 16/08/2019

Haut de page