70 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos [fr]

La Declaración Universal de Derechos Humanos, que se adoptó en París el 10 de diciembre de 1948, sentó las bases sobre las cuales se han edificado todos los mecanismos internacionales de defensa de los derechos humanos. Francia aprovecha este 70º aniversario para recordar que los derechos humanos deben defenderse y reforzarse en todos los lugares del mundo.

Un contexto preocupante

La celebración del 70º aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos el próximo 10 de diciembre se produce en un contexto preocupante. Los casos de violación grave de los mismos son cada vez más frecuentes en las zonas de conflicto y las mujeres y las personas pertenecientes a minorías étnicas, religiosas y sexuales son sus blancos predilectos.
En muchos países, el espacio que se confiere a las libertades y a la sociedad civil está en considerable retroceso. Algunos Estados han llegado a cuestionar la primacía y la universalidad de los derechos humanos en el propio foro de las Naciones Unidas.

Derechos humanos universales

El 70º aniversario de la adopción de la Declaración Universal de Derechos Humanos permite recordar que no son «valores» que haya que adaptar a las distintas culturas e identidades locales. Respetar los derechos humanos no depende de una postura política, sino que es una obligación jurídica. Son compromisos con vocación universal, principios del derecho garantizados por declaraciones solemnes o tratados jurídicamente vinculantes.

Francia, comprometida con los derechos humanos

Francia trabaja indefectiblemente en la defensa de la universalidad y la primacía de los derechos humanos. La lucha por que éstos se respeten forma parte de los principios fundadores de la República Francesa y ocupa un lugar central de su política exterior. La primera prioridad de Francia es volver a crear un espacio de derecho para proteger los derechos humanos.

Por ello, Francia apoyará la actuación de la CPI dirigida a esclarecer los crímenes cometidos contra los rohinyás, crímenes que podrían constituir crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad, crímenes de genocidio. También anima a todos aquellos Estados que todavía no lo han hecho a adherirse al Estatuto de Roma.

También debemos reforzar el lugar que ocupan los derechos humanos en todos los ámbitos de actuación de las Naciones Unidas.
La Oficina del Alto Comisionado y los mecanismos del Consejo de Derechos Humanos, que Francia respalda desde su creación, también son fundamentales a la hora de fomentar e implementar este acervo.

Por ello, Francia será candidata a formar parte del Consejo de Derechos Humanos en el periodo 2021-2023.

«Recordamos nuestro apego al sistema internacional de promoción de los derechos humanos, al poder de las normas jurídicas y a las instituciones multilaterales. Es el mejor homenaje que podemos rendir a aquellos que, hace 70 años, redactaron una declaración universal desde las ruinas de un conflicto mundial que asoló el continente europeo.
El acervo universalista de 1948 forma parte de nuestro patrimonio, es un «bien común» de la humanidad y estamos dispuestos a defenderlo y decididos a animarlo».
Jean-Yves Le Drian, Asamblea General de las Naciones Unidas, 26 de septiembre de 2018

Historia de la Declaración Universal de Derechos Humanos

La Comisión de Derechos Humanos contaba con 18 miembros de distintos orígenes políticos, culturales y religiosos. Eleanor Roosevelt, viuda del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt, presidía su comité de redacción. Entre los miembros de la Comisión figura el jurista francés René Cassin, que participó en la redacción del primer texto de la Declaración.

En 1948, la Organización de las Naciones Unidas quiso establecer una cooperación internacional para que se respetaran las libertades fundamentales. La Declaración Universal las define solemnemente. La idea fundamental es que cada uno puede vivir libremente siempre y cuando respete la libertad de los demás y no los perjudique. El texto de 1948, que bebe de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, concreta y añade algunos derechos: derecho al trabajo, a la educación y a la cultura, a la salud. Desde entonces ha ido incluyendo otras cuestiones como son los derechos de la mujer, los derechos del niño, las desapariciones forzadas. La declaración de 1948 también crea el deber de solidaridad con el prójimo que tienen todas las personas.

La Declaración Universal de Derechos Humanos se adoptó en París el 10 de diciembre de 1948, fue aceptada (con 8 abstenciones y ningún voto en contra) por más de cincuenta Estados cuyas formas de vida y de funcionamiento eran distintas, lo que no hizo sino ilustrar el carácter universal del texto.

publicado el 07/12/2018

Haut de page