Cumbre “One Planet” : nuevas acciones contra el cambio climático [fr]

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció 12 nuevos compromisos internacionales. Descubre el discurso de cierre del presidente en el cual recapitula los compromisos de esta cumbre.

JPEG
Quería, de manera muy pragmática y lo más concreta posible, recapitular los compromisos de esta cumbre en nombre de mis dos copresidentes, Antonio y Jim, con quienes estamos muy orgullosos de haberla presidido el día de hoy.

Todos somos actores. Y mientras se piense que el tema del cambio climático es el problema del otro porque es el más afectado, porque es el más vulnerable, porque puede actuar por sí mismo, estamos hasta cierto punto menos propensos a hacerlo, y nunca lo lograremos. Por ello todo el mundo es actor: es la única manera de ganar esta batalla con la cual abría yo esta cumbre.

Hoy hemos lanzado la coalición: la de actores, la de aquellas y aquellos que han decidido actuar juntos. Y lo que les propongo, es crear al término de esta cumbre la “One Planet Coalition”. Todos ustedes son miembros, porque trabajaron para ello, porque han comenzado a comprometerse y a llevar a cabo acciones. Se implementará un sitio en las próximas semanas, en el que pondremos en transparencia completa los compromisos de cada país y de cada actor.

Cada uno ha asumido aquí compromisos, algunos muy fuertes: se los agradezco; y deseo que pueda haber, país por país, una publicación de los compromisos para que podamos seguirlos. Son aquellos, por ejemplo, que Nicolas Hulot a título de Francia presentó todavía esta mañana y por los cuales nos hemos comprometido. No me voy a extender sobre Francia pero quiero que para cada país que ha asumido compromisos, se pueda verificarlos; que cada empresa pueda dar cuenta de sus acciones; que el R20, el C40, todas estas grandes estructuras a quienes agradezco su presencia, puedan también hacerlo.

Y luego, hay hoy doce nuevos compromisos internacionales, doce familias de compromisos que se tomaron para esta cumbre del 12 de diciembre de 2017, y los quiero recapitular rápidamente ante ustedes. Porque, más allá de los compromisos de cada país, se trata de nuestra acción común.

JPEG

El primero consiste en hacer frente a los eventos extremos en los Estados insulares, con una primera acción muy concreta que es la reconstrucción en el Caribe y la creación de un fondo público-privado para la primera “Climate Smart Zone”.

Se trata de la creación de la “Caribbean Climate Smart Coalition”, y eso fue un compromiso muy claro, con tres mil millones de dólares que se han movilizado. Todo eso se sacará a la luz en el sitio y se seguirá su aplicación a partir de principios de 2018.

En los cinco próximos años ─no voy a pedirles que aplaudan cada vez: aplaudan al final porque si no van a aplaudir cada acción… ¡estaba viendo cómo ya comenzaban!─ la idea es pues comenzar el proceso de reconstrucción en el Caribe con este fondo. Obviamente nosotros contribuiremos pues los Países Bajos, estimado Mark, al igual que Francia se vieron fuertemente afectados, el Reino Unido también, veo a su embajador. Y la Comisión Europea estará detrás de nosotros en esta iniciativa.
Hay ─sobre este primer compromiso─ un punto que falta, para el cual no estamos diciendo “presente” y lo digo colectivamente: se trata de la zona Pacífica. Y pienso que en las próximas semanas es necesario que se haga mucho más por el Pacífico, voy al mismo tiempo a decir todo lo que no funciona, para lograr que se haga lo mismo que hacemos por el Caribe. Lo digo porque además, aquí, hay varios Estados del Pacífico, hay dos regiones francesas que están en el Pacífico en donde existe una gran vulnerabilidad. Debemos al menos llegar a lograr lo mismo. Y por ello deseo que en las próximas semanas y los próximos meses tengamos el mismo tipo de coalición. No estamos hoy día al mismo nivel.

Segundo compromiso: proteger las tierras y los recursos en agua ante los efectos del cambio climático.

Al respecto, se han tomado varias medidas muy concretas: 300 millones de dólares para activar el “Land degradation neutrality fund”, es decir, el fondo de lucha contra la degradación de las tierras y la desertificación. Francia, Canadá, otros socios anuncian financiamientos para comenzar precisamente esta acción con un objetivo que es la neutralidad de degradación de las tierras, a partir de ahora y hasta 2030, lo cual es un objetivo alcanzable si llegamos en las próximas semanas a recaudar estos 300 millones y posteriormente iniciar el financiamiento.

Se trata del lanzamiento del programa de financiamiento de las zonas tropicales con un acuerdo firmado entre el PNUMA [Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente], BNP Paribas, el ICRA, ADM Capital y otros actores para recaudar fondos privados para financiar el crecimiento verde y sustentable en los países en desarrollo. El objetivo consiste en movilizar a partir de ahora y hasta 2025, 10 000 millones de dólares para financiar los proyectos. Es un principio y debemos ahora acelerar.

Bill Gates anunció con la Fundación Gates, la Comisión Europea y otros países la decisión de poner a disposición 650 millones de dólares para ayudar a la reforma del modelo agrícola con el fin de adaptarse a los cambios climáticos, en particular en los países en desarrollo. Vamos a completar eso para elevarlo a mil millones de dólares: el resto será asumido por Francia para apoyar la adaptación y acelerar esta transferencia de la innovación agronómica in situ en los países en desarrollo.

Por último, en este segundo compromiso está la creación de la plataforma de financiamiento de cien proyectos “agua y clima para África” con la movilización de dos bancos de desarrollo, cinco alianzas que representan a más de 450 signatarios provenientes de 94 países, 47 empresas que se comprometen para estos 100 proyectos en un periodo de cinco años. Eso hace en promedio 20 proyectos anuales. Conozco bastante bien nuestros reflejos habituales que son siempre de decir “se harán los 100 en los dos últimos años”. Eso quiere decir que a partir del año próximo se debe poder dar cuenta de 20 proyectos si se quiere progresar a buen ritmo en el marco de esta iniciativa.

En este segundo compromiso hay algo acerca de lo cual no somos buenos y no hemos dicho “presente”: se trata del “Desert to power initiative”. Se hicieron verdaderas cosas para África, la aceleración de la electrificación, pero sobre esta iniciativa “Desert to power”, no hemos dicho “presente” en la cita colectiva de los financiamientos, y por lo tanto ahí también deseo que se pueda avanzar mucho más rápidamente que lo que se ha hecho en estos últimos tiempos.

Tercer compromiso: movilizar la investigación y la juventud en favor del clima, entre otras cosas, con el “One planet laureates program” y becas para los jóvenes investigadores.

La Fundación Gates y la Fundación BNP Paribas unen sus esfuerzos por un monto de 15 millones de dólares sobre un periodo de cinco años para financiar becas universitarias. La Comisión Europea financia el lanzamiento de un servicio solidaridad europeo para el clima dotado con 40 millones de euros para alentar a los jóvenes voluntarios europeos a participar en proyectos relacionados con la acción climática en Europa y a escala internacional.

Y anunciamos ayer a los 18 primeros galardonados del proyecto “Make our planet great again” con un financiamiento de 28 millones de euros para alentar a los investigadores a trabajar en el sentido del clima y recuperar todos los proyectos que a veces había sido abandonados por los financiamientos federales estadounidenses que se les suspendían. Hay varios millares de respuestas, cientos de proyectos seleccionados y los 18 que son, como se dice en francés: “la crème de la crème” [la flor y nata].

Cuarto compromiso decidido el día de hoy y gracias a todo su trabajo de estos días: los contratos públicos y el acceso de los gobiernos locales a los financiamientos clima con la iniciativa “Global Urbis”

que es la creación de un marco común entre las ciudades para simplificar su acceso a los financiamientos clima. Y ahí bajo el impulso del BERD, del Global Covenant of Mayors, de la Comisión Europea y del Banco Europeo de Inversiones, este programa permitirá a las ciudades y a las regiones europeas y de la cuenca mediterránea acceder más fácilmente a fondos públicos y privados para poner en marcha sus planes Clima.

En este mismo compromiso, hay la iniciativa mundial de las ciudades y de las regiones para lanzar contratos públicos propios. Se trata de la iniciativa, que celebro con mucho gusto, del C40: la red actual de más de 90 metrópolis, del Global Covenant of Mayors, del CGLU [Ciudad y Gobiernos Locales Unidos] y del ICLEI [International Council for Local Environmental Initiatives] que se unen para lanzar pedidos gubernamentales verdes en un marco concertado.

Quinto compromiso asumido aquí: el objetivo cero emisión

En primer lugar, con la amplificación de la coalición neutralidad carbono encabezada por las Islas Marshall y Nueva Zelanda. La coalición “Towards Carbon neutrality” se amplía hoy a 33 actores, regiones y empresas y países. El conjunto de estos actores se compromete a publicar a partir de 2018 y a más tardar en 2020 una trayectoria de neutralidad carbono para 2050.

También en el marco de este objetivo cero emisión se lanza el “Paris collaborative on green budgeting” que, con una preocupación de transparencia, va a llevar a analizar los presupuestos del conjunto de países de la OCDE, mediante un trabajo alimentado por la OCDE. Agradezco a Ángel Gurria por su contribución en este marco, y por permitir precisamente tener una presentación presupuestal lanzada por un grupo de países piloto. Vamos a contribuir a ella obviamente, para mostrar la repartición del presupuesto cada año en función de los objetivos climáticos.

También, para este objetivo cero emisión, un Observatorio Espacial del Clima por iniciativa del CNES [Centro Nacional de Estudios Espaciales], se creó en efecto ayer por la noche con el fin de poner a disposición de los Estados y de la comunidad científica todos los datos espaciales útiles a la vigilancia del estado de salud de nuestro planeta, iniciativa que agrupa a numerosos países aquí presentes.

Sexto compromiso: es el relativo a las revoluciones sectoriales hacia una economía descarbonizada

─Teresa hablaba de ello hace unos momentos─ con la coalición “Powering past coal” lanzada por el Reino Unido y Canadá en la COP 23. La coalición reúne una amplia gama de empresas, de organizaciones, y decidió acelerar precisamente la eliminación de las centrales de carbón tradicionales de manera sustentable y económicamente inclusiva. Varios países de la coalición han asumido hoy compromisos concretos de aceleración: el Reino Unido, Portugal y varios más. Francia obviamente se comprometió a cesar en los cuatro próximos años toda actividad de producción de electricidad a partir del carbón y recapitularemos entonces todos los compromisos asumidos en este marco.

De igual forma el lanzamiento de un fondo de reconversión de la Comisión Europea para las regiones intensivas en carbón, se anunció hace unos momentos, con la asignación de créditos europeos para apoyar a las regiones, a las empresas ahí en donde del empleo va a destruirse o en donde las recalificaciones deben hacerse hacia los nuevos empleos conformes a nuestros compromisos.

Y luego, la Alianza Solar Internacional se logró: el ministro indio hablaba de ello hace un momento. Fue la movilización de la India y de Francia la que reveló esta iniciativa en la COP 21 y la Alianza Solar Internacional entró en vigor este mes, estos últimos días. De los 121 países situados entre los trópicos de Cáncer y Capricornio que tiene por objeto agrupar, 47 firmaron el acuerdo marco y 19 ya lo ratificaron. El objetivo de esta alianza consiste en contribuir a movilizar un billón de dólares a partir de ahora y hasta 2030 con inversionistas públicos y privados. Es un trabajo enorme el que se ha hecho y que seguirá justamente haciéndose para dar los resultados concretos esperados con los primeros proyectos que saldrán a partir del año 2018.

Séptimo compromiso: los transportes sin contaminación con la coalición para los transportes descarbonizados.

Los transportes representan en efecto un 15% de las emisiones antropogénicas mundiales de CO2 y ante esta urgencia ocho países ─entre los cuales se encuentran Portugal, Países Bajos, Costa Rica, Francia─ con el apoyo de los actores de la plataforma PPMC [Paris Process on Mobility and Climate] crean una alianza para trabajar juntos en hojas de ruta de descarbonización de los transportes y aumentar las inversiones en los transportes limpios. Esta alianza debe obtener sus primeros resultados a partir de 2018 con la contribución de Estados como el de Colorado, la ciudad de París y un gran número de gobiernos locales.

Es también el compromiso de 34 países para la reducción de las emisiones del transporte marítimo que se presentó hace unos momentos ─para estos países en torno a la Oficina Marítima Internacional─ con la planificación de las transformaciones necesarias para regular las emisiones del transporte marítimo y proceder a acciones concretas. Se trata por último de la asociación de cooperación de ocho regiones del oeste estadounidense ─señor Gobernador, lo mencionaba usted─ en favor de los vehículos eléctricos: ocho estados de la federación que ponen de manera conjunta inversiones, redes, el despliegue de infraestructuras para afrontar sus compromisos.

El octavo compromiso asumido aquí, es el de ir hacia un precio del carbono compatible con el Acuerdo de París

Con la iniciativa “Carbon pricing in the Americas” presentada por el presidente mexicano, que permitirá, en particular, lanzar un mercado de derechos de emisión de carbono cuyo objeto consiste en conectarse con los distintos mercados de carbono existentes en Norteamérica. Se trata del anuncio hecho por el Viceprimer Ministro chino hace unos momentos de la consolidación del mercado de carbono en China y del lanzamiento ─ahí también─ de un verdadero único precio del carbono y de un mercado de carbono con derechos de emisión, lo cual es un cambio en extremo estructurante en China. Agradezco a China por este esfuerzo y este anuncio importante del día.

Por último, son los compromisos de varios países por un precio del carbono europeo más significativo. Y ahí, de manera muy concreta, Europa estas últimas semanas ha estado presente en la cita con la decisión sobre el ETS [Emission Trading Scheme] que es el mercado europeo de emisiones y derechos de emisión. A escala europea, el año próximo, debemos pasar a una nueva etapa con un precio mínimo de CO2 que llevará al verdadero cambio. Varios países se comprometieron en este sentido aquí, los ministros de medio ambiente asumieron un compromiso para ir en esta dirección. Europa debe tomar el liderazgo sobre este tema y asumir compromisos muy claros. Por último, es el llamamiento de las empresas (más de 40) que invitan a la instauración de un precio mínimo del carbono.

El noveno compromiso ─acabamos de hablar de él─ es el de la acción de los bancos centrales y empresas

, con el compromiso de más de 200 empresas para seguir las recomendaciones de la red “Task Force on Climate-related Financial Disclosure”. Esta acción voluntarista de estas 200 empresas tendrá como objetivo hacer transparente la acción climática con una presión colectiva. Deseo que a la vez los gobiernos, los reguladores y todos aquellos que hacen la transparencia internacional puedan presionar a las empresas que no se unan al club. Es necesario hacer esta vez la “peer pressure”, la “people pressure”, del “name and shame” y preguntar a cada empresa “¿por qué no está en el club? ¿por qué no se han unido a las recomendaciones de la red “Task Force on Climate-related Financial Disclosure”?
Y luego el lanzamiento de la red “finanzas verdes” ─de los bancos centrales y autoridades de mercados financieros, con la federación que mencionaba el gobernador del Banco de Francia─ va a orientar en sus trabajos la regulación para favorecer la asignación de créditos y de nuestras capacidades de financiamiento hacia las finanzas verdes, y un trabajo que deberá posteriormente articularse en el G20 en el marco del FSB [Financial Stability Board] y las decisiones concretas que debemos tomar.

El décimo compromiso es la movilización internacional de los bancos de desarrollo

con una declaración común de los miembros del club IDFC [International Development Finance Club], 23 bancos de desarrollo nacionales y regionales, y de los bancos multilaterales de desarrollo, ahí también para movilizarse en favor de la lucha contra el calentamiento climático. Estos montos ascenderán a más de 200 000 millones de dólares destinados a los países emergentes y en desarrollo, con un seguimiento no solamente de lo que se ha dicho sino también de las acciones mes tras mes que se harán en este marco.

Undécimo compromiso: es el de los fondos soberanos,

lo cual es ahí también una novedad completa. Los fondos soberanos no se habían comprometido, hasta ahora, en esta transición de manera coordinada y activa. Se crea el Grupo de Trabajo “One planet sovereign wealth funds”: los fondos soberanos que se reunieron representan varios billones de dólares y por iniciativa precisamente de Noruega, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Qatar, Kuwait y Nueva Zelanda lanzan junto con Francia una coalición inédita de grandes fondos soberanos para destinar financiamientos hacia la acción climática, dar cuenta de ella y explicar la realidad de las operaciones que se llevarán a cabo de esta manera. Por ello, para estos actores financieros que están fuera de las regulaciones clásicas, que movilizan enormes masas financieras, se trata de una decisión que, ahí también, es muy estructurante.

El décimo segundo y último compromiso, es la movilización de los inversionistas institucionales.

Con la coalición “100+” lanzada con motivo de la “One Planet Summit”. La coalición “Climate action 100+” reúne a más de 250 grandes inversionistas institucionales que representan a más de 26.3 billones de dólares de activos bajo gestión para coordinar sus acciones con respecto a las 100 empresas que cotizan en bolsa más emisores de gas de efecto invernadero. Se trata de un esfuerzo colectivo que permitirá incitar estas empresas a poner en marcha las recomendaciones precisamente de las Task Force y presentar una verdadera estrategia.

Ahí también la Energy Breakthrough Coalition lleva a invertir en las tecnologías de ruptura. Creada con motivo de la COP 21, esta coalición agrupa a 27 inversionistas en capital y sigue aumentando su potencial. El fondo “Breakthrough Energy Ventures” de un monto de mil millones de dólares anunció sus inversiones en las tecnologías para el planeta.

Y por último, la coalición de los filántropos y fundaciones por los financiamientos clima y adaptación. Ahí también por primera vez esta mañana en el Elíseo reunimos a unos quince filántropos para lanzar una task force. La primera buena noticia es que decidieron juntarse y en consecuencia financiar la acción clima: tienen una verdadera capacidad de financiamiento. La segunda es que todos estos filántropos son gente que han tenido mucho éxito y en general han tenido ideas brillantes. Son innovadores y gente de ruptura y ponerlos juntos es suficiente para hacer que nazcan ideas de ruptura. Por ello sólo se necesita encontrar el máximo de ocasiones para seguir juntándolos y hacer que emerjan iniciativas concretas.

Van a participar en el esfuerzo de financiamiento pero lo que también les pedí, es participar en la detección de talentos, de talentos de innovación y de ruptura, porque lo que me gustaría es que en nuestra próxima cumbre haya con nosotros todavía más jóvenes innovadores, jóvenes patrones de startups, de ONG, innovadores de ruptura provenientes de diferentes países porque nosotros mismos tenemos hasta cierto punto nuestras propias dificultades: a veces nos limitan nuestros propios hábitos. Y en consecuencia necesitamos en este sector que estamos organizando tener una generación que no tendrá miedo de nada, que vendrá a proponer cosas que nos parecen locas, que no se habrían atrevido a proponernos y habrá gente bastante loca para financiarlos.
JPEG

La buena noticia, es que reunimos a gente bastante loca para financiarlos y ahora están allí, por lo tanto es necesario encontrar a estos talentos, hacerlos emerger mucho más rápidamente y nosotros ser quienes los daremos un marco y permitir acelerar las cosas.

¡Perdón, ha sido un poco tedioso, señoras, señores, pero como se dijo que hablábamos de acciones, las listas de acciones siempre son tediosas! Ya terminé. Estos doce compromisos es su trabajo, es el trabajo de los Jefes de Estado, de gobierno, de las empresas, de los gobiernos locales, por lo tanto son cosas muy concretas, y por ello van a difundirse a todo el mundo.

Lo que les pido ahora es que los completen con todos los compromisos que quieran añadir: dejamos que lo hagan ustedes hasta fin de año: al final del año vamos a lanzar una plataforma, un sitio “One Planet” en la cual todo estará enlistado y en la que la One Planet Coaliton se encargará de administrar este contenido y por lo tanto en ella las ONG, la sociedad civil, los ciudadanos podrán verificar lo que se ha hecho y lo que no se ha hecho para cada Estado, para las empresas y para las coaliciones que se han organizado de esta manera.

Hemos comenzado hoy a recuperar un poco de terreno en este campo de batalla, porque se han tomado decisiones concretas, porque nos hemos vistos presionados justamente a asumir estos compromisos, pero todo comienza en ese terreno. Y por ello lo que deseo es que en las próximas semanas y los próximos meses podamos acelerar más: que cada uno busque tener el liderazgo de esta batalla, porque sólo necesita de líderes y de jóvenes líderes por todas partes en el mundo que no conocemos todavía y que va a surgir y que van a innovar.

La segunda cosa, es que ahora necesitamos transparencia y capacidad para rendir cuentas y por eso la plataforma implementada servirá para ello. Y a continuación deseo que cada año nos reunamos en este formato, y también ahí con nuevas iniciativas, con informes de lo que se ha hecho y de lo que no se ha hecho y con el inventario de nuestros éxitos y nuestros fracasos. Ahora necesitamos cada año tener una “reunión de obra”.

Siempre son bienvenidos a París pero para mí también será un placer ir a los países que desean retomar la continuación de estas reuniones de obra. En todo caso, gracias por haber estado presentes en este “One Planet Summit”, gracias por haber decidido colectivamente no aceptar la derrota, rechazar el fatalismo y decir que si hoy habíamos comenzado a perder un poco de terreno en esta batalla, ¡hemos decidido hoy ganarla con determinación, con fuerza, asumiendo compromisos y manteniéndolos!

¡Gracias ustedes y gracias a Jim y a Antonio! ¡Muchas gracias!

publicado el 01/02/2018

Haut de page