Palabras de bienvenida del Sr. Pierre Henri GUIGNARD [fr]

Pierre Henri GUIGNARD Embajador extraordinario y plenipotenciario de Francia designado en la República Argentina

Feliz año 2018

Estimados compatriotas, queridos amigos argentinos, queridos internautas,
Estoy feliz de poder dedicarles unas palabras en ocasión de este nuevo año. Quiero expresarles mis sinceros y cálidos deseos para este nuevo año que se abre ante nosotros.

El pasado año ha sido un año de profunda transformación para nuestro país. Las recientes visitas de nuestra diputada, Paula Forteza, y del secretario de Estado encargado del Comercio Exterior, Jean-Baptiste Lemoyne, nos permitieron subrayar la elección de nuestros compatriotas que transformaron la política nacional y, más allá, modificaron la manera en que se percibe Francia misma y como la perciben en el extranjero. La agenda de reformas propuestas para el presidente de la República, el programa de trabajo del Gobierno y de las Asambleas parlamentarias reflejan enteramente los cambios que vive un país que, a veces, tenía la sensación de ser inmutable y que, entonces, se sorprende por su propia cuenta.

En Argentina, los medios, especialmente las redes sociales, suelen hacerse eco de las reformas que prometen transformar la sociedad francesa: la del Código del trabajo, la del financiamiento del Estado, la de las paritarias, la de la confianza en la vida pública, la de la relación entre los hombres y las mujeres en el ámbito del trabajo y de la sociedad, la de la lucha en contra del terrorismo, la de la formación… La apertura de grandes trabajos y la promesa de una reflexión de fondo, en ocasión del Brexit, respecto a la organización de la Unión europea y su porvenir, son los instrumentos de los profundos cambios a la altura de las capacidades de sobresalto y de proyección de nuestro país. Francia entra en el siglo 21. Un siglo de revoluciones digital y robótica que van a cambiar nuestras vidas y ofrecer a nuestros hijos un mundo muy diferente del que conocimos, y del que conocemos hoy.

Deseo que 2018 nos permita profundizar las evoluciones y lograr estas reformas.

En Buenos Aires, 2017 también fue un año de cambio y un año electoral que permitió a los argentinos confirmar las orientaciones de 2015. Las buenas noticias suceden a las malas noticias y vice-versa. Pienso, en particular, en las familias de la tripulación del submarino ARA San Juan cuya desaparición puso de luto a todo el país. Esta tragedia conmocionó a la comunidad internacional, como nuestro país que siguió con atención la búsqueda y ofreció sin demora su ayuda.

A lo largo de los meses, hemos puesto en marcha la agenda bilateral determinada durante la visita de Estado del Presidente de la República en febrero de 2016. Colectivamente, todos los actores asociados, públicos y privados, hemos cumplido el conjunto de los objetivos fijados por los presidentes francés y argentino (objetivos formalizados por una “hoja de ruta” firmada por nuestros ministros de Asuntos Exteriores).

Nuestra relación, que se apoya sobre sólidos pilares económico y cultural (cultural en el amplio sentido), es excelente, densa y fluida, incluso si algunos factores “irritantes”, en su mayoría heredados del pasado, puedan, a veces, parasitar el panorama bilateral. En el fondo, estamos profundamente de acuerdo sobre la idea de un mundo más abierto, por ejemplo a los intercambios, un mundo en el que el libre-comercio es sinónimo de comercio justo.

El 26 de enero, el presidente de la Republica recibió al Señor Mauricio Macri en París.

Esta visita, en los comienzos del año, permitió a todos darse cuenta de la importancia y de la calidad de la relación entre nuestros dos países. Argentina encabeza la presidencia del G20 desde hace unos meses. Dentro de un grupo en el cual 9 miembros sobre 20 son europeos o latinoamericanos, el diálogo entre dos presidentes reformistas, teniendo cada uno una visión para su país y para el mundo, es esencial.

Hago votos para que la relación entre Francia y Argentina participe en la elaboración de un consenso entre los responsables de las 20 naciones reunidas para orientar la gobernanza mundial. Los temas de la presidencia argentina del G20 (el futuro del trabajo en el contexto numérico, el financiamiento de las infraestructuras, la seguridad alimentaria – sin olvidar el clima, por supuesto…) auguran un entendimiento y una visión mancomunada entre nuestros dos países, al servicio de la gobernanza de los 20.

Pero 2018 no será sólo el año del G20. No tenemos que olvidar las grandes citas de los próximos meses: los Juegos Olímpicos de la Juventud, con la participación de una importante delegación francesa, como así también el 125 aniversario de la Alianza Francesa. Pero también el Día de la Francofonía o el evento Goût de France en el cual participarán chefs franceses o argentinos interesados por la gastronomía francesa.

Este año, tomaremos igualmente el tiempo para conmemorar el pasado para encontrar en nuestra memoria colectiva razones para inventar un futuro diferente; el centenario del armisticio de la Primera Guerra Mundial marcará el mes de noviembre. En otro registro, con el Instituto francés y la Alianza Francesa, 50 años después, celebraremos también el Mayo del 68 y de su contribución a lo que hoy somos.

Bonne Année à vous tous! Feliz año a todos !

Pierre Henri Guignard
Embajador de Francia en Argentina
(@GuignardPH)

publicado el 09/02/2018

Haut de page