Primera jornada doctoral franco argentina - Discurso del Embajador de Francia [fr]

Discurso del Embajador de Francia en el marco de la primera jornada doctoral franco argentina - 26/06/2019

JPEG
Estimadas profesoras, investigadoras y doctorandas
Estimados profesores, investigadores, doctorandos

Quisiera empezar manifestando el enorme placer que tengo en recibirlos en esta Embajada de Francia en ocasión del cierre de la primera Jornada Doctoral Franco Argentina.
Digo placer porque creo que no hay nada más alentador que ver la juventud de nuestros dos países movilizada y asociada para pensar y construir el mundo de mañana.
Mas también porque la presencia de profesores e investigadores argentinos que estudiaron e ejercieron su oficio en Francia y que siguen teniendo colaboraciones con colegas de universidades de mi país revela la fuerza de los vínculos que unen nuestras dos comunidades académicas a través del tiempo.

Pues todos sabemos que las relaciones que se generan entre jóvenes investigadores constituyen los cimientos de las colaboraciones más fructíferas de mañana. Los lazos intelectuales y afectivos que se van creando en los primeros años del largo camino que los llevará a producir nuevos conocimientos son, sin lugar a dudas, los más duraderos y sólidos.

Pero hay mucho más que esto.

Puesto que pensar juntas y juntos los grandes desafíos del presente y del futuro es hacer hincapié sobre la necesidad de co-construir los conocimientos. Además de manifestar la necesidad de trabajar con horizontalidad, con respeto hacia el pensamiento del otro, ello corresponde a la convicción de que es solo desde lo colectivo y la diversidad de pensamientos que seremos capaces de construir el Bien Común y de fabricar un Mundo Mejor.

Lo anterior puede sonar quizás un poco rimbombante o cliché: “Bien Común”, “Mundo Mejor”. Pero pienso sinceramente, y creo que ustedes comparten mi punto de vista, que su trabajo en los ámbitos de las ciencias sociales e experimentales o de las humanidades, su labor en investigaciones fundamentales y aplicadas, tienen como meta entender, analizar y explicar al mundo que nos rodea para poder imaginar cosas nuevas, para perfeccionar lo que tenemos, para participar del mejoramiento de la condición humana. Si tuviera que resumir, diría que no podemos aspirar en construir el “vivre ensemble”, el “Vivir Juntas y Juntos” si no empezamos por forjar juntas y juntos las herramientas institucionales y las relaciones humanas que nos permitan alcanzarlo.

En este sentido, los medios que empleamos y los caminos que elegimos para imaginar y generar futuros colectivos dignos y emancipadores, respetuosos de la libertad y de los valores de cada uno, son fundamentales.

Dicho de otra manera, los fines que buscamos alcanzar, o el fin supremo que es el Bien Común, se encuentran determinados por las herramientas que usamos. Es solo en común y en forma libre, horizontal y democrática, con rigor y seriedad, que seremos capaces de enfrentar los serios desafíos que nos acechan hoy. La ciencia y el ideal racional, humanista y universal que la anima son, desde este punto de vista, cruciales.

En efecto, ¿Cómo enfrentar, sino en forma conjunta, el problema del cambio climático y de la transición energética?

¿Cómo generar, sino todas juntas y todos juntos, una sociedad con una verdadera igualdad de género?

¿Cómo articular memoria, verdad y justicia para que este pasado que no quiere pasar y que no debe pasar no constituya tampoco una traba para la construcción de lazos sociales renovados y de un nuevo imaginario democrático nacional y hoy también planetario, o sea colectivo?

¿Cómo aprehender las nuevas tensiones culturales, políticas y sociales que fueron emergiendo en las últimas décadas a raíz de la apertura de un nuevo momento histórico de globalización sin una movilización que no dudaría en calificar de general?

Afirmar que estamos todas y todos en un mismo barco nunca ha sido tan cierto como hoy en día.
Declarar que, frente a los desafíos que nos apuran pero también frente a las oportunidades que se vislumbran, las humanidades, las ciencias sociales y experimentales tienen un rol y una enorme responsabilidad social es cada día más indiscutible.

Evocar la necesidad de reforzar la institucionalidad democrática y fomentar nuevas formas de participación ciudadana es desde ya incuestionable.

Destacar el hecho de que la juventud tiene que jugar un rol cada vez mayor en la definición de la sociedad que queremos a futuro para que no se genere un gap generacional que la aceleración de los cambios tecnológicos tienen a intensificar es definitivamente algo que no se puede objetar.

Desde este punto de vista, el encuentro que ustedes han organizado en la Alianza Francesa, junto con el Instituto Francés en Argentina, el Centro Franco Argentino, el Instituto de las Américas, la Universidad de Paris 1 y con profesores, investigadores y doctorandos provenientes de más de veinticinco universidades argentinas, francesas, y extranjeras va en la dirección idónea. Diría incluso que marca un antes y un después dado que de ahora en más podremos referirnos a esta Jornada como el símbolo emblemático de la cooperación que queremos fomentar.

Los investigadores franceses tienen mucho que aportar a la Argentina. Y recíprocamente, Francia tiene mucho que ganar del aporte, de la mirada, de la experiencia de los investigadores, confirmados o jóvenes, de la Argentina.
Sigamos abriendo nuevos caminos y reforzando la movilidad docente y estudiantil.
Sigamos trabajando para incrementar el número de doctorados en co-tutela.
Sigamos obrando para perfeccionar nuestras herramientas de cooperación científica y universitaria tales como los ECOS, los PREFALC, los Centro Franco Argentinos, Campus France.

Apoyémonos cada vez más en nuestras redes de cooperación y en los alumni.
Apostemos a la realización de una segunda Jornada Doctoral, en 2020. De hecho he oído que esto ya estaba encaminado junto con el apoyo del Instituto de Altos Estudios de América Latina de la Universidad de Paris 3.

Esta primera jornada durante la cual ustedes han reflexionado sobre la “memoria” nos permite precisamente construir juntas y juntos nuevas memorias. Nuevas memorias que nos conducirán a imaginar, desde el presente y revisitando el pasado, futuros inéditos.

Muchas gracias una vez más por el trabajo realizado. Por su tiempo, su generosidad y la pasión que cada científico y científica pone, siempre, a la obra. Un trabajo que se inscribe plenamente en el proyecto institucional de esta Embajada y que me permite concluir mi misión en este maravilloso país con satisfacción, optimismo y esperanza.

publicado el 15/08/2019

Haut de page