Una economía francesa fuente de innovación, abierta a los talentos internacionales y a las inversiones industriales [fr]

Christophe Lecourtier, Director General de Business France, presentó el informe sobre la atractividad de Francia, realizado por octavo año consecutivo, en colaboración con la Dirección General del Tesoro y el Comisariado General para la Igualdad de los Territorios. Este informe reúne datos económicos para evaluar los indicadores de la atractividad de un país, basándose en un comparativo de 13 países.

Además, Pascal Cagni, Embajador Delegado para las Inversiones Internacionales, y Brice Teinturier, Director General Delegado de Ipsos, comentaron la encuesta Ipsos / Les Etats de la France. Esta encuesta analiza la percepción de 200 responsables de empresas extranjeras implantadas en Francia.

“Por primera vez, Francia goza de una imagen positiva y alentadora por lo que se refiere a la percepción de los inversionistas internacionales. La opinión sobre la realidad de la atractividad de Francia para las empresas se disparó un 24% con respecto a 2016, alcanzando un 60% de los encuestados”, destaca Brice Teinturier.

Las ventajas estructurales de Francia son reconocidas: el tamaño del mercado, segundo de Europa, su posicionamiento geográfico estratégico, el capital humano, una productividad por hora en el séptimo lugar mundial, las infraestructuras aeroportuarias y la penetración de redes de comunicación de alta velocidad.

Francia consolida también su apertura a la inversión internacional, ocupando el tercer puesto europeo en materia de recepción de inversiones extranjeras generadoras de empleo (EY 2016 y segundo lugar según el Observatoire Europe de Business France). La recepción de investigadores extranjeros se destaca también con una alza del 14% en 2015.

Las principales ventajas de la economía francesa que resaltan en los análisis estadísticos son:

  • Su capacidad de innovación: la competitividad de Francia en las actividades de Investigación y Desarrollo (I+D) se ha fortalecido desde 2008. Francia (en el primer lugar de la clasificación) ofrece la fiscalidad para la I+D más ventajosa gracias al Crédito Fiscal para la Investigación (CIR, por sus siglas en francés). Los recursos humanos en Ciencias y Tecnologías representan un 50.5% de la fuerza laboral en 2016 y el Palmarès Technology Fast 500 de Deloitte, que clasifica las empresas tecnológicas con más crecimiento, posiciona Francia por delante de los otros países europeos. Finalmente, el Top 100 Innovators de Clarivate Analytics posiciona también Francia en el primer lugar de Europa y tercero en el mundo, entre los países más innovadores.
  • Su dinámica empresarial con 77 438 creaciones netas de empresas, en constante progresión: +2.3% en 2015, contra un +1.7% en promedio en la Unión Europea. El desarrollo de las empresas, al igual que su creatividad, se ha visto facilitado por condiciones administrativas y financieras favorables, en particular para las start-ups. En materia de simplificación para la creación de empresas, sólo se necesitan 3.5 días para crear a una empresa en Francia, contra 4.5 en el Reino Unido y 10.5 en Alemania. Además, en el primer semestre 2017, el monto invertido en el capital riesgo en Francia alcanzó la cumbre histórica de 1 216 millones de euros, lo cual la coloca en el segundo lugar europeo, justo después de Reino Unido.
  • Su economía industrial es apreciada por los inversionistas internacionales. Francia es el primer destino de implantaciones industriales en Europa (EY, BF 2016) y se caracteriza por una mejora de la productividad horaria en la industria manufacturera, en progresión del +2.8% en 2016, comparado con un promedio europeo del +0.5%.

Las principales debilidades de Francia se siguen señalando en las clasificaciones internacionales: se trata del costo laboral y de la fiscalidad.

“El Gobierno se está esforzando para resolver estos temas. La reforma del código laboral ya se aplica para las empresas y los asalariados. Sobre el costo laboral, el Gobierno y el Consejo Nacional de la Industria (CNI) van a abrir, a partir de enero de 2018, una reflexión sobre la reducción de la carga fiscal sobre los empleos calificados y sobre la posibilidad de reducir el costo laboral más allá de 2.5 SMIC [salario mínimo en Francia]. Por lo que se refiere a la fiscalidad, varias medidas se han tomado como la supresión del ISF (Impuesto de Solidaridad sobre la Fortuna) y la “Retención global única” (flat tax). La reducción del impuesto a las empresas del 34.4% al 25% en 2022 debería también consolidar fuertemente la atractividad de nuestro país”, destacó Christophe Lecourtier.

“Las reformas iniciadas por el Gobierno durante los últimos seis meses para mejorar la atractividad se tradujeron, según los responsables encuestados (Ipsos), en un aumento del 39% en 2017 sobre el tema “las reformas van en el buen sentido”, respecto a 2016. Es una excelente noticia y la prueba que, con reformas estructurales, Francia tiene una imagen económica positiva en el mundo entero. Por último, el plan industrial presentado recientemente para apoyar la innovación en la industria, así como la creación del sello de calidad “French Fab” para promover la industria francesa, van a reforzar las inversiones internacionales en este ámbito” subrayó Pascal Cagni.

Business France

es la agencia nacional al servicio de la internacionalización de la economía francesa: en efecto se encarga del desarrollo internacional de las empresas y de sus exportaciones, así como de la prospección y la recepción de inversiones internacionales en Francia. Este organismo promueve la atractividad y la imagen económica de Francia, de sus empresas y de sus territorios; asimismo administra y desarrolla el VIE (Voluntariado Internacional en Empresa). Business France, que cuenta con 1 500 colaboradores en Francia y en 72 países, se apoya en una red de socios públicos y privados. Para mayor información: www.businessfrance.fr

publicado el 14/12/2017

Haut de page